¡El último grito de la boda! Matrimonios insólitos

Muchas parejas (sobre todo las novias) sueñan con el día de su boda. El vestido blanco, la fiesta, la recepción… esos trajes, y ceremonias de príncipes y princesas de cuentos de hadas que todas conocemos desde la infancia. Quizá por eso no es de extrañar que la boda del príncipe William con Kate Middleton haya concentrado la gran expectativa que hace unos meses tuvo.


No obstante, en nuestra cotidianeidad, hay cada vez más parejas que, escapando de las convenciones y parámetros establecidos por la propia cultura, deciden evaluar y poner en práctica diferentes opciones (de trajes, escenarios, entre otros) para celebrar este acontecimiento tan importante en sus vidas.

Algo de historia…

Aunque se sabe poco acerca de en qué momento comenzaron a celebrarse estos eventos, muchos expertos sostienen que las bodas grupales fueron la primera forma de unión en la Edad de Piedra, haciendo hincapié en que la lealtad a la tribu era mucho más importante que a una sola persona en tiempos de penuria.

No obstante, parece que la idea del matrimonio como un hecho de facto (así como el concepto del compromiso entre dos personas) fue inventada por los antiguos egipcios, quienes establecieron un contrato en donde se estipulaban los deberes y derechos de los contrayentes. Las ceremonias y rituales ya más parecidos a los actuales al interior de la cultura occidental (involucrando aros, pedida de mano y una novia llevando un largo y complicado atuendo) derivarían directamente de la Edad Media, y se afinarían durante el Renacimiento.

Así mismo, la popularidad del color blanco para el vestido de novia se remonta al año 1840 con la boda de la reina Victoria, que escogió casarse de blanco en vez del plateado con el que se casaba tradicionalmente la realeza. A partir de entonces, el vestido blanco pasó a simbolizar virginidad y pureza (valores que para la época eran apreciados en la mujer). Y la iglesia, por su parte, sigue siendo todavía el clásico escenario preferido por la tradición eminentemente católica.

¡Pero nosotros queremos otra cosa!

Hoy en día, cada vez más parejas se animan por diferentes posibilidades para celebrar uno de los acontecimientos más trascendentales de sus vidas. Novios poco convencionales, ansiosos por distinguirse y darle un sentido quizás más propio a su boda, escogen innovadores trajes, escenarios y temáticas para hacer de su unión un momento que ellos (y quizás nadie) olvidará.

  • Bajo el mar, bajo el mar ♫

Casarse bajo el agua es una de las primeras opciones recomendada para las parejas aventureras (o mejor dicho, submarinistas). Cada vez más empresas alrededor del mundo brindan esa alternativa, siendo el fondo de las paradisíacas playas del Caribe mexicano uno de los mejores lugares para ello.

El vestido de novia para quienes elijan este tipo de boda deberá ser liviano, compatible con un traje de baño para permitir el sumergirse con facilidad. Varias novias se inclinan, en este sentido, por trajes que emulen a las míticas sirenas. Y como debajo del agua no se puede hablar, la única manera de comunicarse es por escrito con la ayuda de pizarras y plumones especiales para dar el clásico “Sí acepto” (eso sí, cuidado con los tiburones… aunque sabemos que hay algunas parejas que insisten en que éstos también salgan en la foto).

  • Vuela, vuela ♫

Para quienes más bien prefieren estar sobre la superficie que debajo de ésta, existe también la alternativa de casarse en el aire en una ceremonia cuya única restricción es la de no tenerle miedo a las alturas. Aquí, hay varias opciones que contemplar, una de ellas es la de tirarse ambos contrayentes en paracaídas y dar el sí en caída libre frente a un oficiante experimentado en esas lides.

Otra alternativa es también la de que tanto los novios como los invitados se encuentren suspendidos en el aire al momento del oficio. Encima de una plataforma colocado a unos aproximadamente 150 metros arriba del suelo, la finalidad es ver luego a los protagonistas de la boda hacer bungee jumping juntos y darse allí el clásico beso. ¿Adrenalínicamente romántico, no?

Por otro lado, en caso de que los contrayentes prefieran aún seguir parados sobre sus dos pies, también existe la posibilidad de celebrar la boda en globo aerostático. La desventaja (o quizás la ventaja) de un oficio de este tipo es la limitada cantidad de invitados.

  • Gravedad 0

Si posees algo más de presupuesto (cuando menos 20,000 dólares) puedes pensar en realizar tu boda en un ambiente gravedad 0. Este tipo de ceremonias suele realizarse al interior de la cabina de un avión acondicionado para experimentar la sensación 0 gravedad que sólo perciben los astronautas en el espacio (por cierto que, para evitar hacerse daño, todos los participantes deben sacarse previamente los zapatos).

  • Cambiemos el tema…

Hasta ahora, solo hemos hablado de los diferentes espacios en donde puede ser celebrada tu boda, pero vayamos un poco más allá. ¿Por qué no animarnos a aplicar una decoración y ambiente en consonancia con nuestros particulares gustos e intereses? ¡Hay para todos los gustos!

Para los fanáticos de Star Wars, ¿por qué no casarte con tus invitados vistiendo como jedis empuñando sus espadas láser? ¡Que la fuerza los acompañe!

Si siempre quisiste ser una princesa, ¿por qué no considerar una ceremonia al estilo del Medioevo? Si no tienes un castillo a la mano, junto a un lago sería también una alternativa espectacular.

Para los que tienen sus personajes favoritos de toda la vida, ¡también podrían considerar la temática de los súper héroes!

Y si nunca olvidaste el viejo sueño de la boda al estilo “cuento de hadas”… házlo literal, como esta pareja que se casó vestida de los populares Shrek y Fiona. ¡Pídele a tus invitados que también vengan disfrazados de los personajes de sus cuentos favoritos!

Para gustos no hay nada escrito. Toda alternativa es válida en la medida en que ambos contrayentes estén de acuerdo y haya mucho amor y ganas de hacer las cosas. Además, el asunto puede ser aún más divertido al involucrar, en buena parte de los casos, la disposición, complicidad y buen humor de tus familiares y amigos. Después de todo, ¿cuántas veces en la vida se casa uno?

Eso sí: no olvides contratar a un buen fotógrafo y/o camarógrafo. La gran pregunta es ahora, ¿te atreverías?

Imágenes: lbooknanemar1, Weddingdresses, Btinternet, Ultimastendenciasmoda, Misionlandia, Geekbodas, Alicepub, Zankyou, Valiomerga, Aisledash, Skneo, Allposters, Yotelomonto

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en